Menú
Jabón de Propóleo
21 feb

Jabón de Propóleo

Nuestro Jabón de Propóleo tiene una base de glicerina, por lo que resulta muy suavizante y espumoso, además de muy adecuado para pieles mixtas o grasas.

Y ahora nos tenemos que poner técnic@s ¿Sabemos a ciencia cierta de dónde se obtiene el propóleo?

El propóleo (própolis) es una sustancia resinosa que las abejas obtienen de las yemas de los árboles y de algunos vegetales y que luego en la colmena terminan de procesar ellas mismas, convirtiéndola en un potente antibiótico que utilizan para recubrir las paredes de la colmena y mantenerla libre de bacterias.

Así pues, el jabón resultante de mezclar la base de glicerina con el extracto del propóleo es altamente antiséptico, antibiótico y cicatrizante, un bactericida que mantiene a raya cualquier infección en la piel.

Muchas veces lo hemos recomendado en las tiendas para tratar el acné juvenil, pero también para los granitos hormonales que tanto nos afean algunos días del mes, para combatir las hemorroides o la hidradenitis (golondrinos), o mantener la higiene de un tatuaje…. En fin, desinfecta y cicatriza cualquier herida o agresión cutánea.

Pero si no es el caso, tampoco es óbice para utilizarlo. Hay mucha gente que le da un uso preventivo o que simplemente le gusta como huele, con ese aroma dulzón como de panal :P

Resumiendo, el Jabón de Propóleo es bueno para utilizar sólo o intercalarlo con otros y combinar así las propiedades. Nadie conoce tu piel mejor que tú mism@, así que lo mejor es “escucharla”, y crearte una solución personalizada. Yo ya tengo mi tratamiento… ¿y tú?