Para muchos de vosotros, o de vuestras parejas, padres, hermanos, hijos…. afeitarse es una verdadera tortura.

La piel se irrita, salen granitos, rojeces, pica… ¡un horror! Pero te gusta verte sin barba, con la piel suave. Definitivamente para ti la barba no es una opción.

No te preocupes tenemos una solución: aféitate con suavidad con el el Jabón natural especial para afeitado.

 

Pero antes un poquito de historia….

 

Si pensabas que el afeitado de la barba era una costumbre del hombre moderno, nada más lejos de la realidad.

Hace veinte mil años, el hombre primitivo, en el paleolítico, ya se afeitaba, se cortaba los pelos de la barba usando unas conchas. ¿Te imaginas? Suena algo doloroso.

La civilización egipcia, hace más de seis mil años, utilizaba ya una rudimentaria navaja de afeitar, originariamente de oro y luego de cobre. La nobleza se rapaba con ellas la cabeza para colocarse pelucas. Los sacerdotes como símbolo de pureza se afeitaban todo el cuerpo. Una buena colección de navajas de afeitar demostraba la categoría social a la que se pertenecía, tanto es así que se las llevaban a la tumba.

Los griegos y los romanos se afeitaban con regularidad, sobre todo los guerreros. En los combates cuerpo a cuerpo la barba era un elemento por el que agarrar con facilidad al adversario.

Hubo modas, si el emperador se la dejaba o no (como Adriano que dejó crecer su barba para ocultar unas feas cicatrices), el resto de los hombres hacían lo mismo.

Cuando llegó el cristianismo, los clérigos se dejaron la barba como símbolo de sabiduría. Hasta que Gregorio VI ordenó a los clérigos afeitarse.

Esta orden perfeccionó la navaja de afeitar durante la Edad Media que pasó a ser de hierro.

En el siglo XVIII se mejoró este útil y apareció la «navaja de afeitar de seguridad» colocando a lo largo del filo una guarda metálica que evitaba los cortes fortuitos por deslizamiento accidental de la cuchilla.

A mediados del s.XIX apareció la navaja de acero en la ciudad inglesa de Sheffield. Años más tarde, en Norteamérica se fabricó la navaja moderna en forma de «D» cuyo gran inconveniente era que había que afilarla periódicamente.

En 1901, King Camp Gillette patentó su maquinilla de afeitar con cuchilla.

Veintidós años más tarde, Jacob Schiker patentó la primera máquina de afeitar eléctrica.

Y de aquí hasta nuestros días, con las diferentes maquinillas y máquinas eléctricas de afeitado que existen en el mercado.

 

 

 

Jabón especial afeitado

 

Se trata de un jabón hecho a base de aceite de coco y aceite de oliva.

Jabón de afeitado, brocha y lápiz astringente.

 

 

Es muy espumoso, suaviza e hidrata la piel.

Gracias a su suavidad permite que la cuchilla se deslice con delicadeza y evita la irritación de la piel.

 

Se puede usar de forma tradicional con la brocha de toda la vida o simplemente haciendo espuma con las manos y extendiéndola sobre la piel.

 

 

¿Qué propiedades tiene estos dos aceites?

Jabón natural con aceite de oliva y de coco
El aceite de oliva:
  • Alto contenido en vitamina A y E
  • Hidratante natural
  • Aporta elasticidad y suavidad a la piel
  • Mantiene la piel tersa
  • Potente regenerador de la piel
  • Protege y tonifica la epidermis
  • Es una fuente de antioxidantes
  • Acción súper emoliente, anti inflamatorio
  • Facilita la relajación muscular

 

 

El aceite de coco:
  • Rico en vitamina E, previene el envejecimiento de la piel
  • Tiene propiedades antisépticas, cicatriza, y previene infecciones de la piel
  • Nutre e hidrata la piel en profundidad
  • Regula el exceso de grasa
  • Antioxidante, previene el envejecimiento prematuro de la piel

 

 

 Algunos consejos para que el afeitado sea más fácil y cómodo

 

Aféitate inmediatamente después de la ducha, la piel está limpia y el pelo húmedo lo que favorece el deslizamiento de la cuchilla.

Una cesta regalo para él

Utiliza un producto que te hidrate al máximo la piel, sin aportar grasa, y que sea válido para las pieles más sensibles. Obviamente nosotros te recomendamos nuestro Jabón natural especial para afeitado.

Cambia la cuchilla, esto dependerá de la frecuencia del afeitado, la densidad de la barba, el grosor del pelo y según la recomendación del fabricante. Aunque no hay mejor test que uno mismo, en cuanto notes que la cuchilla «rasca», ha perdido su filo, no apures más y cámbiala, tu piel te lo agradecerá.

 

Un truco: para los pequeños cortes que te puedas hacer al afeitarte ten a mano siempre una barrita astringente o desodorante mini de piedra de alumbre. Te cortará de forma inmediata la sangre.

 

 

Si tu piel es sensible, se irrita en cada afeitado, está deshidratada, quieres que la cuchilla se deslice con suavidad, pásate a la pastilla de jabón. Prueba el Jabón natural especial para el afeitado que no te reseca, no te aporta grasa, protege tu piel proporcionándola suavidad e hidratación. Y además utilizas menos envases de plástico.

 

 

Desde el próximo día 20 y hasta el día 30 de noviembre del 2020 consigue el 20% de descuento en todas las compras que realices tanto en la web como en la tienda física. ¡Aprovecha el Black Friday!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.